viernes, 30 de diciembre de 2011

Los chones de la Gaviota

Salvador Muñoz
Los Políticos 

Es un lujo... es coqueta... es bonita... pero no es apta para todos los ojos... a lo más, los atrevidos pasarán como pervertidos o depravados si son sorprendidos. Los discretos de mirada gozarán de la combinación perfecta entre piel e “hilo”... pero al final, sólo ellas (y algunos “ellos”) la disfrutarán al máximo...
Es la lencería... siendo más precisos: los calzones, los chones, las tangas, el hilo dental, el cachetero y demás nombres que le quiera dar...
Y algo ha de tener un calzón que los diseñadores se vuelven locos por crear una y otra, y gran variedad de estilos, colores ¡y hasta sabores! para que entonces, las damas los compren, se pongan frente a un espejo y se admiren, se disfruten y gocen qué tan bien se le puede ver esa prenda que habrá de ser compartida quizás entre sus amigas o la pareja... peor aún: que no haya otros ojos más que los de la dueña los que gocen de ella.
II
En estas fechas se estila comprar chones... amarillos o rojos... quesque para atraer fortuna o amor. Tiendas y tianguis se llenan de calzones por todos lados. Distintos estilos, diversos precios... de lo erótico que puede encontrarse en un buen calzón se pasa a lo esotérico...
Acá entre nos, poca fe le tengo a un calzón amarillo o rojo. No obstante, me fue imposible rechazar tres regalos de la mujer... primero fue un boxer rojo... al otro año, uno amarillo... el tercero fue una tortura...
Señores, por dignidad, por amor a uno mismo, jamás de los jamases permitan a su señora que le regalen una tanga...
Mis respetos a las damas: ¡Cómo diablos soportan entre nalgas una tira de tela!
Allí, muda testigo, quedó sólo como un mal regalo de año nuevo y como un mal recuerdo...
¿Usted acostumbra a ponerse chones de estos colores en fin de año?
III
Cantidad de calzones son famosos por la historia que hay atrás y delante de ellos... en un rápido ejercicio chonudo, pregunto a tres amigos cuál consideran que son los calzones más famosos que recuerden.
Uno me dice que “A calzón quitado”, de Irma Serrano... otro, los calzones de Wynona Ryder, los responsables de que la acusaran de robo... el tercero, se lo dejo al final de esta sección III.
Para mí, hay muchos calzones inolvidables... como los de Supermán... los de Linda Carter escenificando a La Mujer Maravilla... los de la Pequeña Lulú son únicos...
Pero los calzones que dijo mi tercer amigo quizás sean los más originales: Son los que nunca se vieron.
Por ejemplo, los de “Bajos Instintos” en el famoso cruce de piernas de Sharon Stone... los de Lindsay Lohan, Paris Hilton y por supuesto, Marilyn Monroe, que no estaban donde tenían que estar.
IV
Claro, que polémicos, los de Juan Manuel Márquez, tanto el día en que se enfrentó a Pacquiao como hace unos días, donde sus calzones son utilizados como argumento para justificar que el PRI haya ganado la elección en Morelia... ¿recuerda que esa noche, Márquez traía en el calzoncillo el logo del PRI y al día siguiente era la elección?
Siendo apartidista, no creo que los calzones de Márquez hayan influido en la decisión de un elector a la hora de cruzar la boleta a favor del partido que promocionó.
Si así fuera, estoy seguro que Peña Nieto permitiría que a la Gaviota se le vieran los chones... ¡claro! siempre y cuando la mirada indiscreta lograra atisbar al rincón el logo del PRI...
Yo, por mi parte, ni rojos ni amarillos me habré de poner este fin de año ¡por supuesto que tangas tampoco! porque si de chones se trata, opto por los de Chucha o Tito Guízar:
¿Chucha? Sí, aquella que habrán de recordar los viejos: “Sí, Chucha y sus calzonzotes”. Y la de Tito Guízar, “Allá en el Rancho Grande”: Te los comienzo de lana / te los acabo de cuero.
Feliz año nuevo... nos leemos el lunes.

e-mail: dor00@hotmail.com
twitter: Los_Politicos
blog: http://lospoliticosveracruz.blogspot.com
Publicar un comentario